UN PASEO POR EL RITZ MADRID

¡Hola! lo primero, primero daros las gracias por la grandísima acogida que tuvo mi último post, ¡¡¡sabía que os iba a gustar!!!  Todo el equipo que hicimos posible el artículo os estamos muy agradecidos por todas vuestras visitas y difusión en las redes sociales. 

Gracias, gracias, gracias.

Esta vez, me gustaría compartir una de las experiencias más bonitas a lo largo de mi  carrera como maquilladora.

Todo se remonta al año 2015. El blog de Una Boda Única, especialistas en bodas volvió a confiar en mi trabajo ( en otro post os contaré como comenzó mi relación con ellos ;) ) para preparar una editorial de novias en el hotel Ritz, Madrid con vestidos de Carolina Herrera, Elena de José  y Jorge como modelos, Anabel estilistas en peluquería y mi hoy amigos Julio Crespo y su esposa Encarni, al cargo de la fotografía.

Unos meses antes, tuve la oportunidad de participar en otra sesión de fotos para este blog; al parecer quedaron satisfechos con mi trabajo y contaron conmigo en posteriores shootings .

Como os podéis imaginar, yo estaba super emocionada de poder tener otra oportunidad de viajar a Madrid y rodearme de grandes profesionales. En esta ocasión me acompañó mi amiga Ana para encargarse de la peluquería y juntas cogimos un autobús; nos fuimos pa´ Madrid como dice la canción.

Una vez pisamos suelo madrileño fuimos derechas a desayunar y coger fuerzas para la dura y placentera mañana de trabajo que nos esperaba, así que aprovechando un Starbucks cercano, allí que nos fuimos.

El imponente Ritz nos esperaba con las puertas abiertas para dar comienzo a lo que para mi era y todavía sigue siendo, un sueño. Recorrer cada rincón, conocer su historia, pisar sus antiguas alfombras confeccionadas el la Real fábrica de tapices hace más de un siglo, es una experiencia difícil de olvidar. 

Olga, encargada del blog Una boda única hacía acto de presencia junto con Elena, Jorge y los fotógrafos. Nos asignaron el antiguo salón de belleza que ahora estaba desierto a la vista de las actuales reformas que se están llevando a cabo en todo el hotel.

Una vez realizadas las presentaciones, enseguida hubo conexión con el resto del equipo, nos pusimos manos a la obra y la creatividad fluyó a lo largo de la mañana.

Como en otras sesiones de fotos, lo primero fue seleccionar los vestidos y las localizaciones, seguidamente comenzamos con la preparación de los modelos. 

 Para Jorge unos toques de corrector que unificaran el tono y un poco de polvos  matificadores estratégicamente aplicados; así como su paso por peluquería con un resultado clásico pero juvenil.

Con Elena, realizamos varios maquillajes y diferentes peinados en función de los cambios de vestuario. Sobra de decir que todos los vestidos de Carolina Herrera eran auténticas joyas. Delicadeza y elegancia se aunaban para crear pura magia.

Mientras Ana y yo realizábamos nuestro trabajo, Julio y Encarni tomaban fotografías del making of. El ambiente era como estar entre amigos, los cuál se agradece gratamente y se refleja en los resultados. Las risas, las anécdotas y las ideas pululaban allá por donde estábamos.

Una de las anécdotas más divertidas fue cuando nos dejaron "olvidados" y encerrados con llave,  a todo el equipo en una de las suits del hotel, repleta de chocolatinas, pastas, frutos secos, refrescos,etc... ¡a la hora de comer!.. después de llevar desde las diez de la mañana sin parar.... Pero.... ¡cuidado!.. lo primero que nos avisaron fue, que nos daban permiso para fotografiar en dicho lugar con la condición de que no podíamos tocar nada y que debíamos dejar todo tal y como nos lo encontramos puesto  que seguidamente se alojaría en ella un huésped con cierta relevancia.

¡Imaginar lo que fue tener tantas tentaciones al alcance de la mano!

Finalmente después de casi una hora de espera vinieron a por nosotros y pudimos seguir con la sesión de fotos no antes, sin pasar por backstage y realizar un nuevo cambio en la modelo mientras esta vez sí, nos traían el catering y  reponíamos fuerzas.

Después de recorrer este histórico hotel , tener acceso a cada rincón, sus amplios salones, un maravilloso jardín, y un staff de lo más competente decidimos continuar el shooting en los alrededores . 

Para esta ocasión el vestuario elegido lo formaba un conjunto de falda y top más informal que los vestidos anteriores, un maquillaje más marcado con un punto rockero y melena suelta dejándola  caer hacia un lado. Con este look quisimos recrear una novia más juvenil y desenfadada que quiere romper las reglas.

Como os podéis imaginar Elena que tiene una facilidad innata para modelar y posar ante la cámara así como un belleza que cautiva, fue el foco de las miradas de todos los vía-andantes que paseaban por allí.

El tiempo nos acompañó y sin hacer excesivo calor para el mes en el que nos encontrábamos ( Julio ) pudimos trabajar sin grandes complicaciones que retrasaran la sesión.

Volvimos al hotel para finalizar  y recoger todas nuestras pertenencias sin demora ya que nuestro autobús salía en una hora dirección Zaragoza, por lo que para nosotras todavía no había terminado la jornada.

Nos despedimos del gran equipo que nos acompañó e hizo posible una de las experiencias más gratificantes y agotadoras a partes iguales, para partir de vuelta a casa.

A nivel personal , esta oportunidad no sólo me aportó aprendizaje y experiencia, además de diversión sino que a día de hoy el vínculo que creamos con los fotógrafos Encarni y Julio a dado paso a una bonita amistad que ambas partes seguimos cultivando día día, celebrando los éxitos de unos y otros , brindando nuestro apoyo en las horas bajas y trabajando juntos siempre que las circunstancias nos lo permite.

Por todo ello y mucho más, no puedo despedir este post sin antes hacer un breve inciso en la última aventura de mi amigo fotógrafo y ahora también escritor, Julio Crespo.

Recientemente ha publicado su primera novela corta, "¡Si Quiero?", una novela divertida, dinámica en la que viviremos diferentes bodas desde el punto de vista del fotógrafo,en  las situaciones más vario pintas que podamos imaginar.

De fácil lectura, esta novela os hará disfrutar de una ratito muy agradable. Aquellos que vayan a contraer nupcias en breves, les vendrá de lujo para calmar los nervios y mirar las adversidades con otros ojos.

No  perdáis de vista a este novel escritor porque le auguro grandes éxitos literarios además de los que ya acapara como fotógrafo y persona.

¡Mucha suerte amigo y espero verte pronto por tierras aragonesas!

                                                       * la portada pertenece a esta sesión de fotos* 

Os dejado el enlace de su página de Facebook por si os interesa adquirir su novela y conocer un poquito más acerca de su trabajo.

Con esto me despido hasta nuestra próxima cita. Espero que os haya gustado y ¡gracias una vez más por leerme!

              Making of                                                                          Galería